cropped-efede7ad-579f-479d-bf0a-4848405bab2e-1.jpeg«Procrastina en tus decisiones y verás tus decisiones tomadas por la circunstancia»

Hunter S. Thompson

El deporte ha estado presente en mi vida desde que comencé a nadar con 8 años, cuando cambié a los deportes de equipo a través del rugby con 17, cuando me diversifiqué a través del Crossfit y también cuando me especialicé practicando halterofilia y powerlifting.

Incluso ahora, a través del boxeo, sigue siendo una pieza fundamental en mi vida que me ha impulsado a querer volcar todos mis recursos en el estudio y la práctica del deporte, como atleta y como entrenador.

Aunque hubo momentos en los que estuve a punto de tomar otro camino, fue al final de la carrera de Psicología cuando decidí formarme en coaching, entrenamiento personal, trato con los clientes y el diseño de programas de deporte, procurando siempre no alejarme del contacto con la persona y la parte humana de esta profesión.

Por ello comencé a construir sobre mi propia experiencia deportiva, a través de la NSCA (National Strength and conditioning association) y el Master en Entrenamiento de fuerza de la universidad de Murcia, el principio de una vida dedicada al entrenamiento y las personas.

He tenido la suerte de poder rodearme siempre de profesionales de mi sector y de sectores parejos como la nutrición o la fisioterapia, de los cuales he podido extraer aprendizaje y diferentes formas de trabajo, además de haber tenido siempre presente la figura de un gran entrenador en cada deporte que he practicado.

Entrenadores sin los cuales muchas veces no habría encontrado esa motivación para ponerme las zapatillas de correr o para empezar a calentar cuando hacía frío, llovía y tocaba entrenar con el resto del equipo.

Es por esto último por lo que entiendo la posición de esas personas que negocian constantemente consigo mismas en busca de los motivos adecuados, que muchas veces permanecen escondidos sin un entrenador que ayude a encontrarlos.

Call Now Button¡Llama!
A %d blogueros les gusta esto: